La probabilidad de supervivencia tras sufrir una parada cardíaca se reduce al 10% sin desfibrilación precoz.

 

Considere estos datos: 

Más del 70% de las paradas cardíacas (PCR) suceden en el entorno extrahospitalario:

  • En la actualidad, sólo 1 de cada 20 personas sobrevive a una parada cardíaca producida fuera del hospital
  • Más de 350.000 europeos sufren una parada cardiaca fuera del hospital
  • En Europa, más de 700.000 personas mueren al año a consecuencia de una paro cardíaco
  • El 60% sufre un paro cardiaco mientra realiza algún deporte
  • El 90% lo sufre en un entorno extrahospitalario
  • El 13% de las víctimas mortales en centros de trabajo se ha producido por una parada cardíaca

 

El tiempo es el mayor enemigo de la supervivencia:

  • Por cada minuto que se retrasa la desfibrilación, las probabilidades de supervivencia se reducen en un 7 - 10%
  • La muerte debida a una paro cardíaco puede producirse en 10 minutos
  • El 85% sobreviviría si tubiera acceso a un DESA
  • Los profesionales de emergencias médicas tardan una media de 12 minutos en llegar al lugar del suceso

En la actualidad, existen pruebas concluyentes de que la desfibrilación, combinada con la resucitación cardiopulmonar (RCP), es el tratamiento definitivo para las víctimas de paro cardíaco. La desfibrilación aplica una descarga al corazón, restableciendo así el ritmo cardíaco normal.

 

La desfibrilación funciona:

  • Existe una probabilidad de supervivencia de hasta un 75% si se administra una desfibrilación temprana
  • Un acceso rápido a la desfibrilación podría aumentar las probabilidades de supervivencia en 3 de cada 4 casos de parada cardíaca
  • La desfibrilación es la única intervención eficaz que existe para tratar el paro cardíaco (y de manera específica la fibrilación ventricular)
  • El 34% de las personas que han recibido formación en materia de manejo de un Desfibrilador Semiautomático (DESA) ya ha utilizado el dispositivo en al menos una ocasión para ayudar a salvar una vida.

Síntomas y Tratamiento

La vida de cualquier persona, la suya propia, la de un compañero o familiar, puede verse interrumpida sin previo aviso por un paro cardíaco repentino. En cualquier lugar y en cualquier momento, con independencia de la edad o antecedentes médicos. Conocer la diferencia entre un infarto y un paro cardíaco repentino es vital. La víctima de infarto cardíaco permanece consciente al tiempo que experimenta un dolor agudo. Por el contrario, la víctima de paro cardíaco repentino pierde la consciencia de forma inmediata y se desmaya

 

No se detectan signos vitales

  • No hay pulso regular
  • No hay respiración

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de padecer un paro cardíaco repentino se encuentran los siguientes:
  • Infarto previo
  • Coronariopatía
  • Antecedentes familiares de PCR
  • Cardiopatía congénita
  • Obesidad
  • Diabetes
Sin embargo, el 50% de las personas que sufren un paro cardíaco repentino afirman no haber experimentado previamente síntomas de insuficiencia cardíaca

Aunque se sabe que la reanimación cardio pulmonar (RCP) y la desfibrilación aumentan significativamente las probabilidades de supervivencia, aplicar el tratamiento a la víctima de forma rápida constituye todo un desafío. Las probabilidades de supervivencia dependerán de la intervención inmediata de las personas presentes en el lugar. Un conocimiento general acerca de la parada cardíaca y su tratamiento puede cambiar la situación.

 

Usted puede ayudar, se sentirá tranquilo y seguro

Recomendar esta página en:

www.englishifur.es

La información médica en esta web se ofrece solamente con carácter formativo y educativo. No pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de instituciones y expertos en materia de salud.

Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas por un profesional sanitario, considerando las características únicas del paciente.


Llamar

E-mail

Cómo llegar